Un Mozquito porteño paseando por el barrio

Estaba por viajar en tren a Capital, sólo para comerme unas porciones de dorapa en Génova. Como estaba fiera la calor, esperé hasta la noche y me fui a buscar media napo a Mozquito. Para sacarme las ganas, vió.


Arrancó el verano y la oscura esquina de 17 y 70, en el barrio Meridiano V, se transformó en una intersección bulliciosa, movida y bien iluminada. Recobró la vida. Ahí mismo, en medio de bares cerveceros y guirnaldas de lamparitas, permanece firme el horno pizzero de Mozquito. Que viene a continuar el legado de la pseudoporteña La Piecita. De hecho, el local permanece tal cual. Tan solo aggiornaron un poco la barra, agregaron un par de canillas de cerveza artesanal y alguna que otra luz. Un recinto que fue ambientado en los ‘80 y así quedó desde entonces. Puede parecer un poco deslucido, con mobiliario pasado de moda. Pero ya sabemos, en estos casos lo que vale es la pizza.

Ofrecen pizza al molde, estilo porteño. Con una masa bien leudada y aireada, que recuerda mucho a la de Bacci. Algo así como una sobrina, podría decirse. Esponjosa, alta y con el piso crocante. Pero con muchísima más mozzarella que la tradicional pizza de diagonal 79. Aunque hay algo en la muza que no me termina de cerrar. No sé si la pizza permanece poco tiempo en el horno, o si la mozzarella que usan tiene un calor específico muy bajo. Lo cierto es que se enfría muy rápido. No te da tiempo a comer una porción, que la segunda ya tiene el queso medio frío. Así y todo, la calidad de la masa y del resto de los ingredientes justifica pedirle a la moza una recalentadita, o prender el horno en casa si es que pediste para llevar.

Como suele ocurrir con las pizzas sabrosas, usan un mejunje espectacular. Con un toquecito de ajo. Bien suave, casi imperceptible. Pero que realza el sabor de esta pizza que, la verdad, no necesitaba ninguna ayuda extra para salir triunfante.

En Mozquito tienen una pequeña barra en donde despachan algunos aperitivos. Cuatro canillas de cerveza artesanal, que van rotando con cervezas de productores locales, y tres de Quilmes. Como se acostumbra últimamente, también rellenan botellones de birra y alquilan choperas. Además, venden empanadas, calzoni y el clásico fainá, infaltable para acompañar una pizza de este tipo. Pizza porteña sin fainá no es pizza porteña.

En fin, si querés comerte una pizza al molde recontra cargada de mozzarella y te da fiaca (o calor) tomarte el Roca a Constitución y hacer combinación con la línea C para llegar al centro, venite para el barrio que este Mozquito no pica. Eso sí, acá eso de comer porciones de dorapa no corre. Pizza grande o, en todo caso, media pizza.

Fecha de visita: diciembre/2017

Precio: moderado ($ 210 la napo)
Suggerimenti: si pretendés comerte una de espinacas clásica, pedite la de “Espinaca encebollada”. Porque la de “Espinaca” a secas viene con hojas de espinaca enteras, sin saltear.
Lo que me gustó: tener otra opción de pizza porteña en La Plata. ¡Enhorabuena!
Lo que no me gustó: el tema de la muza fría. Y mirá que fui varias veces. Hasta estuve una noche con 30°C de temperatura. Estaba más caliente el aire que el queso.






ACERCA DE MOZQUITO:
Dirección: calle 17 esq. 70, La Plata
Tel: 221 428-0520
Horarios: lunes a domingos de 18 a 03 hs

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.